sábado, mayo 14, 2005

Una sociedad en crisis (1)

La verdad es que últimamente nuestra sociedad está mostrando con demasiada frecuencia aspectos realmente preocupantes que me hacen pensar que algo está pasando, algo grave. Los ejemplos los podemos poner todos y a uno le impactarán más unos y a otros los demás; yo ahora puedo poner dos que creo muy graves: El incesante goteo de mujeres maltratadas y el recientemente descubierto por los medios acoso a los niños y adolescentes en los colegios e institutos.
¿Por qué pasa esto? ¿Qué ha cambiado a nivel Social para que estos problemas hayan surgido con tanta extensión?
Sin duda muchas cosas influyen, yo ahora quiero plasmar aquí unas reflexiones sobre una de ellas y me gustaría que vosotros las criticarais y aportarais las vuestras.
La institución de la familia ha cambiado. No me cabe duda de que en los últimos 50 años la que ha sido la institución más estable desde que el hombre es hombre se ha visto sacudida por cambios radicales. Y esto es muy poco tiempo a nivel social, es una auténtica revolución que aunque nos lleve a mejorar las estructuras existentes nos ha hecho entrar en un periodo convulso en el que habrá que sufrir los coletazos de los inadaptados y corregir los excesos que se vayan cometiendo.
El principal cambio en la institución familiar ha sido la desparición de la figura del "pater familias" , ya no existe en ella un capitán de barco al que le correspondía siempre la última palabra. Los logros en la liberación de la mujer, primero teóricos y cada vez más reales la han ascendido de segundo de a bordo a capitán, con lo que hemos de aprender a navegar con dos capitanes por barco. Entendedme bien, no digo que sea malo, sólo constato que es una situación nueva que implica un cambio que ha sido muy rápido (la mayoría de los hoy casados no lo ha vivido en su infancia), por lo que creo que no es difícil imaginar que hombres que vivieron en una familia esructurada alrededor de un padre autoritario se sientan frustrados al ver que ellos no podrán nunca alcanzar el rol de jefe absoluto que quizás anhelaban mientras obedecían a su padre.
Mi conclusión es , pues, bastante pesimista: Mientras dure esta generación no podremos evitar que hombres inadaptados, fracasados generalmente en muchos aspectos de su vida, frustados por no poder llegar a cumplir aquella frase que nos decían "Cuando seas padre...." se revuelvan contra las que han decidido no ser segundonas de nadie

1 Comments:

At 12:50 p. m., Blogger Franky said...

Japaman: he visto tu comentario en Voto en Blanco y ma parece muy bueno. Tal vez lo eleve a post como "colaboración de lectores", si no tienes inconveniente.

Espero seguir contando con tu apoyo. Te visitaré en Blogamente.

Cordiales saludos.

www.votoenblanco.com

 

Publicar un comentario

<< Home