martes, mayo 31, 2005

Una excelente decisión

Hoy nos hemos enterado que el ministerio del interior español ha concedido el estatuto de refugiada a una mujer maltratada de uno de los países del golfo debido a que ni el estado ni la sociedad le ofrecían amparo.
Esta decisión tan innovadora como justa se ha basado la valiente interpretación de que la mujer es, en determinados países, un sector social amenazado. Nada más acertado, ya que en no pocos países islámicos la mujer es considerada propiedad de la familia del marido, lo que lleva a que sean tratadas peor que animales.
Ahora que se habla tanto de la democratización de Oriente Medio, no estaría mal que se pensara que una buena manera de empezar a hacerlo es, en vez de bombardearlos, denunciar claramente esta situación, presionar haciendo que se enfrenten a lo que es una realidad vergonzosa; en vez de tratarlos como dignos miembros de la comunidad internacional. Por ello la única pega que le encuentro a la decisión del ministerio es la de no facilitar la nacionalidad de esa mujer.

jueves, mayo 26, 2005

Una sociedad en crisis (2)

Ha vuelto a ocurrir, otro adolescente ha llegado a quitarse la vida al parecer por no poder soportar más el acoso de sus propios compañeros.
Lo peor es que no son sino los casos extremos de una situación que se está creando silenciosa e inexorablemente desde hace varios años: Jóvenes sin escrúpulos que acosan violentamente a los demás, ya sean sus compañeros, sus profesores o hasta a sus mismos padres. ¿Qué está pasando para que chicos tan jóvenes alcancen esos niveles de desprecio por los demás?.
Hay quien dice que ven demasiada violencia en la tele, o que fallan los profesores o los padres. En mi opinión se trata de un problema más amplio, la sociedad española en general ha sufrido un proceso de pérdida de autoridad, de desarme frente a los adolescentes problemáticos como consecuencia de la reacción extrema que ha experimentado la generación que vivió la transición democrática frente al excesivo autoritarismo que impregnaba los valores de la sociedad franquista, unido a una degradación de los modelos o referentes que se ofrecen a los jóvenes.
Es cierto que tanto en televisión como en videojuegos la violencia está siempre presente, pero nosotros crecimos viendo "westerns", pelis de guerra o de "gansters" y nuestros juguetes (de los chicos al menos) siempre incluían pistolas o tanques, pero en todas esas historias estaba siempre claro el tratamiento de la figura negativa. Ahora en cambio abundan los antihéroes simpáticos y triunfadores, pero violentos y llenos de egoísmo y desprecio por los valores sociales. No es la visión de violencia en sí misma lo dañino, sino la confusión de roles.
En la misma línea veo la estética pandillera de los gupos raperos y hip-hop. Todo esto es una realidad, está ahí y no soy partidariode censuras, pero al menos no debería alentarse y sí considerarse como perturbador de la educación de los menores.
El sistema educativo, sin duda, hace aguas por todas partes, sin embargo los sucesivos responsables se limitan a cambiar los planes de estudio sin darse cuenta que la educación no es para los menores una necesidad perceptible como el alimento. No basta con llevarles hasta ella, hay que arbitrar las medidas necesarias para que la reciban aún sin que les apetezca y eso pasa inevitablemente por reforzar la autoridad de los profesores. Hoy en día no son sólo alumnos los que se sienen intimidados por adolescentes antisociales, los maestros también sienten miedo de ellos y se ven impotentes para corregir actitudes violentas.
Con los padres pasa algo parecido: Su autoridad se ha visto socavada por una corriente generalizada de permisividad total con los hijos, por ejemplo se ha criminalizado el castigo físico en aras del diálogo con ellos; (es un error, ni una cosa es incompatible con la otra ni castigo físico es igual a maltrato. Mis padres me educaron con amor y fui totalmente feliz con ellos, pero si me gané una torta me la dieron, ya otra cosa, mariposa, que ni yo ni nadie nos hemos traumatizado nunca por un castigo JUSTO Y PROPORCIONADO y lo pongo en mayúsculas por que éstas son las claves reales de la corrección de un castigo, no su naturaleza de físico, psicológico o de privación)
Corregir todos estos problemas es una tarea ímproba ya que, como digo, impregnan la sociedad en forma de teoría dominante sobre lo correcto de la permisividad y lo negativo de la autoridad. Dicen que las sociedades oscilan en sus comportamiento como péndulos, pasando de un extremo al otro pero desplazándose cada vez menos hasta quedar estables en el centro. Entre todos podríamos frenar la deriva irracional de esta "ley" si nos esforzamos en no dejarnos llevar y pensamos que no todo lo que está de moda tiene que ser lo mejor exigiendo, aunque esté mal visto, que se empiece ya a imponer un reforzamiento de la autoridad de los responsables de la educación de los jóvenes para que éstos no acaben como jaurias de perros asilvestrados.

lunes, mayo 23, 2005

La pinza nacionalista

De nuevo tenemos al ínclito Carod en candelero. Su negativa a participar en un acto público en el que no figuraba la senyera, la posterior retirada de la bandera española de otro al día siguiente y, para redondear el pastel, la foto con la corona de espinas, han levantado un alud de críticas que tal no se viera si lo hubiesen pillado en un burdel pagado a costa del erario público.
¿Realmente son estos actos tan terribles?.
Veamos el primero: Un acto oficial de la Generalitat catalana, en el que no figura la bandera oficial catalana es sin duda un error garrafal de alguien; visto desde la perspectiva de un nacionalista no es de extrañar un gesto de protesta.
Luego la retirada de la bandera española: Sal sobre la herida, pero no fue Rovira quien la retiró.
Por último el asunto de la corona de espinas ¿Mofa de la religión o simplemente una broma de turistas?
Creo que un análisis sereno de los hechos revela que la dimensión del asunto es realmente pequeña. Las típicas chapuzas organizativas "made in spain" y la desgraciada costumbre de nuestra clase política de confundir lo público con lo suyo, sazonadas con mucha intransigencia y, en mi opinión, una interesada campaña mediática destinada a exacerbar las sensibilidades nacionalistas, las dos, la españolista y la catalanista, pues todo nacionalismo siempre necesita de otro de quien sentirse agraviado y pronto el catalanista reaccionará ante la "injusta agresión a uno de los nuestros" iniciando su propia campaña y cogiéndonos a los ciudadanos que no creemos que nada bueno puede salir de la confrontación con el vecino en una pinza de agravios más buscados que soportados.
Lo realmente necesario sería una reprobación del Parlament de Catalunya por la pérdida de decoro de unos representantes suyos en un viaje que tenía por motivo algo tan serio como un homenaje a un personaje asesinado, claro que esto sucedería en un sistema en el que se pudieran exigir responsabilidades políticas a los gobernantes, no en el nuestro.

martes, mayo 17, 2005

Oligarquía Política

Leyendo estos días uno de mis blogs favoritos, http://www.votoenblanco.com, me llamó la atención uno de los temas que se comentaba, la falta de responsabilidades políticas en España. Los ejemplos son muchos, pero lo grave es que todos ellos no son sino el síntoma de un grave fallo del sistema: La existencia de un reducido grupo de personas interpuestas entre la soberanía popular y los representantes de la misma, de manera que sus decisiones condicionan quiénes pueden y quiénes no llegar a alcanzar un cargo electo. Estas personas son las directivas de los partidos políticos y el medio del que disponen para hacerlo es la confección de las listas electorales. ¿Cómo va a exigir responsabilidades, cómo va a enfrentarse un diputado al dirigente de su partido si sabe que con ello lo único que va a conseguir es que en las próximas elecciones otro ocupe su lugar?. "El que se mueve no sale en la foto". Yo no sé al resto, pero a mí me causa una gran vergüenza democrática el ver a las esposas de los dirigentes ocupando puestos de diputadas o concejales sin verdaderos merecimientos propios.
Nuestros políticos viven muy bien y todos ellos aspiran a "hacer carrera" con su actividad pública; ello no es en sí mismo negativo, han existido muchos que, como W. Churchil hicieron del servicio público su vida y su honra. Lo verdaderamente nefasto es que en un sistema representativo los cargos electos deban su lealtad no a los ciudadanos, sino a la oligarquía política que decide la composición y el orden de las listas electorales.
Nuestra democracia no funciona como debiera, las directivas de los partidos políticos han usurpado un poder que no les corresponde. Es necesaria una reforma en profundidad del sistema electoral empezando por abrir las listas, obligar a los partidos a que las elaboren de forma más democrática, dando cabida a distintas corrientes de opinión y haciéndoles presentar más candidatos que puestos se elijan para que los ciudadanos podamos escoger incluso dentro de cada partido; más adelante se podrá conseguir la definitiva eliminación del sistema de listas, estableciendo circunscripciones unipersonales, más pequeñas y por tanto más próximas a los electores, en las cuales el dinero necesario para campañas no será tanto (reduciendo la influencia del poder financiero), la publicidad masiva no será determinante (y por tanto el apoyo de los grupos mediáticos no será tan necesario) y el candidato no se sentirá atado más que por sus compromisos ante los votantes.

sábado, mayo 14, 2005

Una sociedad en crisis (1)

La verdad es que últimamente nuestra sociedad está mostrando con demasiada frecuencia aspectos realmente preocupantes que me hacen pensar que algo está pasando, algo grave. Los ejemplos los podemos poner todos y a uno le impactarán más unos y a otros los demás; yo ahora puedo poner dos que creo muy graves: El incesante goteo de mujeres maltratadas y el recientemente descubierto por los medios acoso a los niños y adolescentes en los colegios e institutos.
¿Por qué pasa esto? ¿Qué ha cambiado a nivel Social para que estos problemas hayan surgido con tanta extensión?
Sin duda muchas cosas influyen, yo ahora quiero plasmar aquí unas reflexiones sobre una de ellas y me gustaría que vosotros las criticarais y aportarais las vuestras.
La institución de la familia ha cambiado. No me cabe duda de que en los últimos 50 años la que ha sido la institución más estable desde que el hombre es hombre se ha visto sacudida por cambios radicales. Y esto es muy poco tiempo a nivel social, es una auténtica revolución que aunque nos lleve a mejorar las estructuras existentes nos ha hecho entrar en un periodo convulso en el que habrá que sufrir los coletazos de los inadaptados y corregir los excesos que se vayan cometiendo.
El principal cambio en la institución familiar ha sido la desparición de la figura del "pater familias" , ya no existe en ella un capitán de barco al que le correspondía siempre la última palabra. Los logros en la liberación de la mujer, primero teóricos y cada vez más reales la han ascendido de segundo de a bordo a capitán, con lo que hemos de aprender a navegar con dos capitanes por barco. Entendedme bien, no digo que sea malo, sólo constato que es una situación nueva que implica un cambio que ha sido muy rápido (la mayoría de los hoy casados no lo ha vivido en su infancia), por lo que creo que no es difícil imaginar que hombres que vivieron en una familia esructurada alrededor de un padre autoritario se sientan frustrados al ver que ellos no podrán nunca alcanzar el rol de jefe absoluto que quizás anhelaban mientras obedecían a su padre.
Mi conclusión es , pues, bastante pesimista: Mientras dure esta generación no podremos evitar que hombres inadaptados, fracasados generalmente en muchos aspectos de su vida, frustados por no poder llegar a cumplir aquella frase que nos decían "Cuando seas padre...." se revuelvan contra las que han decidido no ser segundonas de nadie